El viernes 23 de julio vivimos un momento de oración muy especial en la comunidad de Benavidez. Todos hemos sufrido el dolor de la perdida de un ser querido o acompañado el dolor de los deudos de alguien, a causa de esta terrible pandemia que vivimos.Ésta oración a servido para unirnos en comunidad en este pedido a Nuestro Misericordioso Dios y también para tomar conciencia de los cuidados que aun debemos tener para que no sigamos cayendo frente a este doloroso flagelo.La lucha por hacer es mucha, los cuidados deben seguir, pero también es cierto que nuestra fe no debe decaer y una de las fuentes de energía para ese poder , es la oración comunitaria