Evangelio semana del 10 al 17 de enero

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos     1, 7-11

Juan predicaba, diciendo:
«Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo.»
En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre él como una paloma; y una voz desde el cielo dijo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección.»

Palabra del Señor.

Reflexión: el bautismo de Jesús, abre a la vida publica lo que hasta ahora poco se sabia de su vida. Con el bautismo Dios reconoce no solo la existencia de Jesús sino la filiación con él (¨este es mi hijo muy amado¨). para nosotros tiene el mismo significado, todos somos hijos de Dios desde el momento de la concepción pero con el bautismo pasamos a ser ¨públicamente¨los hijos de Dios y se nos presenta al mundo como tales, esa presentación no solo nos hace hermanos entre si sino que ademas testigos y misioneros.

pidamos a Dios que renueve en nosotros la bendición recibida en el bautismo.