Nuestra Señora del Carmen
En tiempos antiguos, el Monte Carmelo, en Palestina, recordaba las hazañas del profeta Elías. En el siglo XII, algunos hombres, «ardiendo de celo por el Dios vivo», se agruparon allí bajo una regla común y llevaron una vida eremítica. Así nació la Orden del Carmelo, que se puso bajo la protección de María, la Virgen de Nazaret y la Madre de los contemplativos. Su distintivo es el escapulario, entregado por la Virgen, según la tradición, a san Simón Stock a mediados del siglo XIII.

 

Alégrate, hija de Sión, porque yo vengo

Lectura de la profecía de Zacarías     2, 14-17

Grita de júbilo y alégrate, hija de Sión: porque yo vengo a habitar en medio de ti -oráculo del Señor- .Aquel día, muchas naciones se unirán al Señor: ellas serán un pueblo para él y habitarán en medio de ti. ¡Así sabrás que me ha enviado a ti el Señor de los ejércitos!
El Señor tendrá a Judá como herencia, como su parte en la Tierra santa, y elegirá de nuevo a Jerusalén. ¡Que callen todos los hombres delante del Señor, porque él surge de su santa Morada!

Palabra de Dios.

SALMO    Lc 1, 46-55

R. El Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas.
Su nombre es santo.

O bien:

Eres feliz, Virgen María, tú que llevaste en tu seno
al Hijo del Padre eterno.

Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador. R.

Porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz,
porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡su Nombre es santo! R.

Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen.
Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los soberbios de corazón. R.

Derribó a los poderosos de su trono
y elevó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías. R.

Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham
y de su descendencia para siempre. R.

ALELUIA     Lc 11, 28

Felices los que escuchan la palabra de Dios
y la practican.

EVANGELIO

Señalando con la mano a sus discípulos, dijo:
Estos son mi madre y mis hermanos

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     12, 46-50

Jesús estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con él. Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte.»
Jesús le respondió: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

Palabra del Señor.


Las distintas formas de nombrar o referirnos a la Santísima Virgen, se llaman “advocaciones”. Algunas tienen que ver con sus atributos o dogmas y  otras con los lugares donde apareció.

Hoy la celebramos bajo la advocación “Nuestra Señora del Carmen”.

Te contamos su historia.

El monte Carmelo es un cerro alto que está en la costa del mar Mediterráneo a la altura de Galilea. Desde siempre este monte ha sido considerado el jardín floreciente de Palestina y símbolo de fertilidad y belleza. «Karmel» significa «jardín

Tiene en sus laderas numerosas grutas naturales elegida por algunas personas para encontrarse con Dios para dedicar su vida a la oración y al sacrificio. Una de estas personas fue el profeta Elías que en el siglo IX antes de Cristo, defendió la fe en el Dios único y verdadero.

Inspirándose en el profeta Elías surgió la orden religiosa y contemplativa de “Los Carmelitas”.  Los primeros religiosos  construyeron en el monte Carmelo, en medio de sus celdas una capilla en donde cada día se reunían para celebrar juntos la Santa Misa.

Esta capilla se la dedicaron a la Bienaventurada Virgen María. Con este gesto el primer grupo de Carmelitas la escogió como Patrona, comprometiéndose a su fiel servicio y esperando de ella confiadamente su protección

Los carmelitas difundieron en el pueblo Cristiano la devoción a la Santísima Virgen del Monte Carmelo, señalándola como modelo de oración, contemplación y dedicación a Dios.

La virgen acompañó a los Carmelitas a medida que la orden se extendió por todo el mundo.

En su profesión religiosa, se consagraban a Dios y a María, y tomaban el hábito en honor a ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenecían a ella,  y por ella, a Jesús.

Sabías que en nuestro país ya en el año 1705 en la provincia de Mendoza, existía una Iglesia en la que se instaló una imagen de Nuestra Señora del Carmen.

Don José de San Martin se presentó allí antes de partir a Chile en su campaña libertadora para implorarle su protección ante la gran empresa, la nombró generala del ejército de los Andes y luego de ganar las batallas de Chacabuco y Maipú le entregó su bastón de mando.