Año impar

Nos comportamos como corresponde a ministros de Dios

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto     6, 1-10

Hermanos:
Porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. Porque él nos dice en la Escritura: En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí. Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación.
En cuanto a nosotros, no damos a nadie ninguna ocasión de escándalo, para que no se desprestigie nuestro ministerio. Al contrario, siempre nos comportamos como corresponde a ministros de Dios, con una gran constancia: en las tribulaciones, en las adversidades, en las angustias, al soportar los golpes, en la cárcel, en las revueltas, en las fatigas, en la falta de sueño, en el hambre.
Nosotros obramos con integridad, con inteligencia, con paciencia, con benignidad, con docilidad al Espíritu Santo, con un amor sincero, con la palabra de verdad, con el poder de Dios; usando las armas ofensivas y defensivas de la justicia; sea que nos encontremos en la gloria, o que estemos humillados; que gocemos de buena o de mala fama; que seamos considerados como impostores, cuando en realidad somos sinceros; como desconocidos, cuando nos conocen muy bien; como moribundos, cuando estamos llenos de vida; como castigados, aunque estamos ilesos; como tristes, aunque estamos siempre alegres; como pobres, aunque enriquecemos a muchos; como gente que no tiene nada, aunque lo poseemos todo.

Palabra de Dios.

SALMO     Sal 97, 1. 2-3b. 3c-4

R. ¡El Señor manifestó su victoria!.

Canten al Señor un canto nuevo,
porque el hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado
el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos. R.

ALELUIA     Sal 118, 105

Aleluia.
Tu palabra es una lámpara para mis pasos
y una luz en mi camino.
Aleluia.

EVANGELIO

Yo les digo que no hagan frente al que les hace mal.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     5, 38-42

Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: «Ojo por ojo y diente por diente». Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.

Palabra del Señor.


En el evangelio de hoy escuchamos a Jesús, que no vino a abolir la ley sino a darle perfección, con una serie de antítesis nos presenta una profunda relectura de la ley. “La ley del talión (Ex 21,24) cambiaba la venganza por una Justa compensación del crimen. Pero Jesús es radical: «No replicar al malvado». Él no legisla para los tribunales. Abre un camino a los discípulos conscientes de que, a menudo, el golpe dado «Justamente» no hace más que desencadenar una reacción violenta” (confr. C. Tassin, “Evangelio de Jesucristo según San Mateo”, Cuaderno Bíblico Nº 129, Edit. Verbo Divino,  2006, pag.27), la línea de conducta que nos muestra Jesús solo es posible por medio de la fuerza del amor y por la gracia del Espíritu Santo.