Año impar

Los israelitas entraron por el cauce seco del mar

Lectura del libro del Exodo     14, 21-15, 1

Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor hizo retroceder el mar con un fuerte viento del este, que sopló toda la noche y transformó el mar en tierra seca. Las aguas se abrieron, y los israelitas entraron a pie en el cauce del mar, mientras las aguas formaban una muralla, a derecha e izquierda. Los egipcios los persiguieron, y toda la caballería del Faraón, sus carros y sus guerreros, entraron detrás de ellos en medio del mar.
Cuando estaba por despuntar el alba, el Señor observó las tropas egipcias desde la columna de fuego y de nube, y sembró la confusión entre ellos. Además, frenó las ruedas de sus carros de guerra, haciendo que avanzaran con dificultad. Los egipcios exclamaron: «Huyamos de Israel, porque el Señor combate en favor de ellos contra Egipto».
El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas se vuelvan contra los egipcios, sus carros y sus guerreros.» Moisés extendió su mano sobre el mar y, al amanecer, el mar volvió a su cauce. Los egipcios ya habían emprendido la huida, pero se encontraron con las aguas, y el Señor los hundió en el mar. Las aguas envolvieron totalmente a los carros y a los guerreros de todo el ejército del Faraón que habían entrado en medio del mar para perseguir a los israelitas. Ni uno solo se salvó. Los israelitas, en cambio, fueron caminando por el cauce seco del mar, mientras las aguas formaban una muralla, a derecha e izquierda.
Aquel día, el Señor salvó a Israel de las manos de los egipcios. Israel vio los cadáveres de los egipcios que yacían a la orilla del mar, y fue testigo de la hazaña que el Señor realizó contra Egipto. El pueblo temió al Señor, y creyó en él y en Moisés, su servidor.
Entonces Moisés y los israelitas entonaron este canto en honor del Señor:

No se dice Palabra de Dios.

SALMO     Ex 15, 8-10. 12. 17

R. ¡El Señor se ha cubierto de gloria!

Al soplo de tu ira se agolparon las aguas,
las olas se levantaron como un dique,
se hicieron compactos
los abismos del mar. R.

El enemigo decía:
«Los perseguiré, los alcanzaré,
repartiré sus despojos, saciaré mi avidez,
desenvainaré la espada, mi mano los destruirá.» R.

Tú soplaste con tu aliento,
y el mar los envolvió;
se hundieron como plomo en las aguas formidables.
Extendiste tu mano y los tragó la tierra. R.

Tú lo llevas y lo plantas
en la montaña de tu herencia,
en el lugar que preparaste para tu morada,
en el Santuario, Señor, que fundaron tus manos. R.

ALELUIA     Jn 14, 23

Aleluia.
«El que me ama será fiel a mi palabra,
y mi Padre lo amará e iremos a él», dice el Señor.
Aleluia.

EVANGELIO

Señalando con la mano a sus discípulos, dijo:
Estos son mi madre y mis hermanos

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     12, 46-50

Jesús estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con él. Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte».
Jesús le respondió: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

Palabra del Señor.


La lectura del libro del Éxodo resalta que la liberación del Egipto que es un hecho realizado por Dios, es él quien combate y quien acaba con el enemigo, el pueblo no ha combatido. Así como Dios liberó al pueblo de Israel en el pasado también hoy sigue liberándonos por medio de su gracia, que nos comunica por medio de su hijo Jesús. Él es quien puede cubrirse de gloria y por eso se entona el cántico de liberación que escuchamos en el lugar del Salmo.  Es una forma de alabar y dar gracias a Dios por todo lo que ha hecho en favor nuestro.

Jesús no rechaza los vínculos de parentesco, sino que a todos los que creen en él y cumplen la voluntad del Padre, los hace de su propia familia, los hace íntimos con él. Por el contrario, todo aquel que no crea en Jesús ni cumpla la voluntad del Padre, queda excluido de esta intimidad. Amar a Jesús, nos lleva a amar mejor a nuestra familia porque el amor a Jesús nos invita a salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo y abrirnos a los demás.

Ubicado en el contexto del evangelio vemos que Jesús que había criticado a Israel por su falta de fe para reconocerlo como mesías (Mt. 12, 22-45, enfrentamiento con los escribas y fariseos), nos presenta ahora la comunidad, que es la verdadera familia de Jesús.  Luego el evangelio nos narrará el discurso en parábolas, que, evidentemente, sólo la «verdadera familia» puede entender (13,1-52).