DOMINGO TERCERO DE CUARESMA

Año «B»

La Ley fue dada por medio de Moisés

Lectura del libro del Exodo     20, 1-17

Dios pronunció estas palabras:
«Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud.
No tendrás otros dioses delante de mí.
No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas.
No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen; y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.
No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano.
Acuérdate del día sábado para santificarlo. Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas; pero el séptimo es día de descanso en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades. Porque en seis días el Señor hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día sábado y lo declaró santo.
Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.
No matarás.
No cometerás adulterio.
No robarás.
No darás falso testimonio contra tu prójimo.
No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa que le pertenezca.»

Palabra de Dios.

O bien más breve:

Lectura del libro del Éxodo     20, 1-4. 7-8. 12-17

Dios pronunció estas palabras:
«Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud.
No tendrás otros dioses delante de mí.
No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas.
No pronunciarás en vano el Nombre del Señor, tu Dios, porque Él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano.
Acuérdate del día sábado para santificarlo.
Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.
No matarás.
No cometerás adulterio.
No robarás.
No darás falso testimonio contra tu prójimo.
No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa que le pertenezca.»

Palabra de Dios.

SALMO     Sal 18, 8-11

R. Señor, Tú tienes palabras de Vida eterna.

La ley del Señor es perfecta,
reconforta el alma;
el testimonio del Señor es verdadero,
da sabiduría al simple. R.

Los preceptos del Señor son rectos,
alegran el corazón;
los mandamientos del Señor son claros,
iluminan los ojos. R.

La palabra del Señor es pura,
permanece para siempre;
los juicios del Señor son la verdad,
enteramente justos. R.

Son más atrayentes que el oro,
que el oro más fino;
más dulces que la miel,
más que el jugo del panal. R.

 

Nosotros predicamos a un Cristo crucificado,
escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios para los llamados

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto     1, 22-25

Hermanos:
Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría, nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres.

Palabra de Dios.

VERSÍCULO ANTES DEL EVANGELIO     Jn 3, 16

Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único;
para que todo el que crea en él tenga Vida eterna.

EVANGELIO

Destruyan este templo
y en tres días lo volveré a levantar

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     2, 13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio.»
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?»
Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar.»
Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero Él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.
Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: Él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Palabra del Señor.

 

La primera lectura tomada del libro del Éxodo nos presenta, lo que comúnmente conocemos como los diez mandamientos o el famoso decálogo, muchas veces aprendido de memoria en el catecismo; en realidad estamos invitados a comprender el sentido de la palabra de Dios.  Estas instrucciones muestran la compasión de Dios por su pueblo, ya que se pronuncian luego de que el pueblo de Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto, por medio de estas palabras Dios quiere enseñar a su pueblo a vivir en libertad constituyen el camino hacia una vida plena. Israel siempre alabó a Dios por la sabiduría que le dio en los mandamientos, que es el tema del Salmo. Israel es el pueblo de Dios;  y cumpliendo los mandamientos, cumple la función de que los otros pueblos puedan ver como es vivir una vida plena de libertad y dignidad.  Jesús, que no vino a abolir la ley, nos muestra cuál es el sentido profundo de estos mandamientos sobre todo en el sermón de la montaña.  “Los mandamientos de Dios no pretenden ser una carga, sino que buscan alegrar y recrear a las personas. Tienen que iluminar sus ojos, a fin de que vean el mundo tal como es. Sólo en este sentido podemos entender bien los mandamientos de Dios. Son una ayuda para una vida plena. Salvaguardan la libertad que Dios ha dado a los seres humanos. Y son fuente de paz interior y alegría, sabiduría y comprensión”. (Anselm Grün, “Los diez mandamientos camino hacia la libertad”, Edit. San Pablo, 1ª edición, Bs. As. 2010, pág. 14).

De alguna manera el tema de la libertad que nos transmiten los mandamientos se encuentra relacionado con la lectura del evangelio, en el sentido que el gesto profético realizado por Jesús, que nos relata el evangelio según San Juan, consiste en liberar a la religión de todo sentido de carga u obligación, que impida una plena y correcta relación con Dios.

En efecto, cuando la gente iba al templo a ofrecer un animal como ofrenda, los Sumos Sacerdotes lo rechazaban diciendo que no cumplía con los requisitos y se veía obligada a comprar los que vendían los mismos sacerdotes. Lo mismo sucedía con el impuesto anual al culto que se debía pagar, no se admitía la moneda romana por las efigies que tenían y había que cambiarlas por otra moneda lícita para el templo, con el consiguiente beneficio para aquellos que actuaban de cambistas. El templo había dejado así dejado de cumplir su verdadera función de lugar de encuentro del hombre con Dios y se había transformado en un lugar de comercio. Jesús no desprecia el templo como lugar de oración, pero quiere que deje de ser un lugar de comercio.

Nos dice el papa Benedicto XVI: “El hecho, recogido por todos los evangelistas, tuvo lugar en la proximidad de la fiesta de la Pascua y suscitó gran impresión tanto entre la multitud como entre sus discípulos. ¿Cómo debemos interpretar este gesto de Jesús? En primer lugar, hay que señalar que no provocó ninguna represión de los guardianes del orden público, porque lo vieron como una típica acción profética: de hecho, los profetas, en nombre de Dios, con frecuencia denunciaban los abusos, y a veces lo hacían con gestos simbólicos. El problema, en todo caso, era su autoridad. Por eso los judíos le preguntaron a Jesús: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?» (Jn 2, 18); demuéstranos que actúas verdaderamente en nombre de Dios”. Benedicto XVI, Ángelus, Domingo 11 de marzo de 2012, http://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/angelus/2012/documents/hf_ben-xvi_ang_20120311.html)

En este sentido el evangelio según San Juan nos quiere mostrar con este pasaje que el templo antiguo con todo lo necesario para cumplir su función sacrificial, es sustituido por el nuevo templo, que es Jesús, lugar de encuentro del hombre con Dios. La persona de Jesús es más importante que el templo material porque encontrándonos con él nos acercamos al Padre. Jesús no solo es un profeta, sino que al designar al templo como “la casa de mi Padre”, se presenta como el hijo con autoridad sobre el templo, autoridad que viene de Dios. ¿Cuál es la señal de que es el enviado de Dios?, su resurrección, el templo que van a destruir y que se levantará en tres días, es el cuerpo de Jesús.  “Con la Pascua de Jesús se inicia un nuevo culto, el culto del amor, y un nuevo templo que es él mismo, Cristo resucitado, por el cual cada creyente puede adorar a Dios Padre «en espíritu y verdad» (Jn 4, 23)” Benedicto XVI, Ángelus, Domingo 11 de marzo de 2012).

Todo ser humano es templo de Dios, porque por medio del bautismo, al habernos sumergido en la muerte y resurrección de Jesús, Dios vive en nosotros.  Por eso los cristianos, estamos llamados a respetar y cuidar la dignidad de todo ser humano por ser templo de Dios.

 

Ayúdanos a sostener y mejorar la página. Haciendo clic en el link podes ayudarnos con un pequeño aporte mensual: http://mpago.la/18dN4tX

Desde ya Muchas Gracias.