+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos     1, 21-28

Jesús entró en Cafarnaún, y cuando llegó el sábado, fue a la sinagoga y comenzó a enseñar. Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.
Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios».
Pero Jesús lo increpó, diciendo: «Cállate y sal de este hombre». El espíritu impuro lo sacudió violentamente y, dando un gran alarido, salió de ese hombre.
Todos quedaron asombrados y se preguntaban unos a otros: «¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, llena de autoridad; da órdenes a los espíritus impuros, y estos le obedecen!» Y su fama se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

Palabra del Señor.

Reflexion: en este tiempo de pandemia, donde se hacen mas fuertes las necesidades, tormentos, angustias y esos caminos que no encuentran salida….. donde la ciencia trabaja dia y noche para encontrar una solucion, ahi es donde se hace mas fuerte la presencia de Jesus. Como lo que cuenta la lectura, un espiritu impuro que habilita en las personas, que ni los sabios/doctores pueden socorrer, excepto Jesus, el se convierte en la cura donde parece no haberla, se convierte en el camino para lograr esa salvacion.

La oracion es lo que nos acerca a Jesus y es nuestra salida siempre, apoyemonos en Jesus, charlemos con el, pidamosle para que ayude a los cientificos, medicos, etc a curar estas heridas del cuerpo y alma.