+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     9, 43b-45

Mientras todos se admiraban por las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: «Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres.»
Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les estaba velado de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto.

Palabra del Señor.

Reflexión y meditación personal.

Hay una contraposición entre los milagros, gestos y palabras de Jesús y este mesías humilde que se somete incluso hasta la cruz. La salvación que trae Jesús no es económica, militar o política, sino espiritual. Es el Dios que camina a nuestro lado atravesando la cruz con cada uno de nosotros.  Se alegra con los que se alegran y sufre con los que sufren. Atravesando la cruz nos regala la salvación para la vida eterna y el perdón de los pecados.

Para poder Recibir esta salvación es necesario abrir el corazón con humildad.

Te invito a preguntarte: ¿Cuál es la cruz que te toca atravesar hoy? ¿Te animas a ponerla frente al Señor, para que Él te acompañe en el camino de travesarla?